Chivirico

Cuando nació el perrito de este cuento, aquel mes de marzo, era flaquito y pequeñito; tan y tanto que sus hermanos se burlaban de él. Por entonces, mamá y papá salchicha no sabían qué nombre ponerle. Pasadas dos semanas todos los cachorros habían crecido, pero el de esta historia seguía casi como empezó: flaco y sin nombre.


Autor: Jorge Oliver
Editorial: ICAIC